La última bala

                     psoe-reiniciando1                           


Afirmaba John Wayne, en el final de su vida, que  “si tuviera que hacer algo de nuevo probablemente hubiera hecho lo mismo, aunque eso no significara que fuera la forma correcta de hacerlo”. Lograr el éxito sin tener en cuenta la forma de lograrlo.

Cuarenta días quedan para las elecciones generales. La noche del 21 de Diciembre, los españoles tendrán otros nombres dirigiendo su futuro. Porque la realidad nos muestra que la pluralidad de opciones políticas, escenifican un nuevo cambio político.Un cambio en el que todos los partidos políticos(unos más que otros) han entendido y se han renovado(estéticamente u orgánicamente).

Pero antes de las urnas, los votos y los escrutineos, tocan tiempos de promesas, buenas palabras y descalificaciones. Pocas verdades y mucho juego de artificio. Porque elaborar un programa político en España, presenta la misma finalidad que los inflados currículums que se almacenan día si y día también en las empresas españolas. Engañar para lograr tu objetivo, luego ya habrá tiempo para enmendar el error. Toda organización política que se ha presentado a unas eleccones, lo ha hecho. No falla. Bajar el IVA, los impuestos, subir sueldos, bajar la edad de jubilación, revisar la constitución, derrogar el concordato con la Santa Sede. Da para escribir un libro. Promesas y promesas. Puedo prometer y prometo…                                                                                                                                                           Tras el movimiento de aquella primavera de 2011 y las últimas elecciones autonómicas, los ciudadanos parecen haber entendido cómo funciona el juego. Un juego en el que algún partido político se juega mucho más que la victoria. Por la competencia tan grande que tiene en su franja ideológica de votantes. Se juega su existencia

Es el caso del Partido Socialista. Pedro Sánchez se juega la credibilidad de los suyos, tras la pérdida de confianza  en la última legislatura de Zapatero. ¿La receta?. Quizás girar hacia la izquierda, abandonar la centralidad y abogar por un reformismo progresista. Su programa electoral se está cocinando, algunas propuestas ya han sido puestas sobre la mesa. Responden a ese reformismo, a esa vuelta de tuerca que Sánchez y Luena quieren dar al PSOE. Suprimir la religión, abolir la reforma laboral, eliminar la ley Wert… Pero no es ahí dónde se demuestra el cambio de valores, la transparecia en el discurso. Es en el después, cuando hay que gobernar o presentar una firme oposición, dónde al Partido Socialista le tiemblan las rodillas. No da el paso, movido por, a saber que tipo de intereses/presiones, se deja llevar y retorna a la centralidad olvidándose así de las miles de personas que le han apoyado y han confiado en él metiendo psoe en las urnas. Es el cuento de las mil y unas noches, el cuento de nunca acabar. Pero parece que esta vez, puede ser la definitiva. La de acercarse a ese espíritu que González exprimió para lograr una histórica mayoría absoluta. Diciembre está a la vuelta de la esquina, el PSOE debe de apostar por sus valores tradicionales, solo de esta manera, logrará mantener el cartucho lleno de balas.

Anuncios

One response to “La última bala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s