Triángulo condicionado

El verano de 2016 no se recordará por las previsibles altas temperaturas, por las sequías o por algún fichaje de campanillas de Florentino Pérez. Estos meses del calendario serán evocados por las sucesivas reuniones y ruedas de prensa que Mariano Rajoy ha convocado (y convocará) para intentar dar sentido al voto que los españoles depositaron en las urnas a finales de junio. Ni Eurocopa, ni Tour de Francia ni Juegos Olímpicos. Al líder del PP le han chafado sus planes de verano y debe dar por clausurado el teatro en el que llevamos instalados desde el 26J.

Es su obligación como candidato propuesto por el Rey y lleva 40 días sin ejercela desplazando su responsabilidad a otros. Rajoy tiene que seducir a Ciudadanos y a Coalición Canaria y negociar la abstención del PNV, no sencilla por la proximidad de las elecciones vascas. Nunca puede pretender mediante la presión, que el PSOE le facilite el trabajo, más aun si cabe cuando los populares se negaron en aquella ya lejana investidura de Pedro Sánchez en marzo.

 

Tweet del Partido Popular antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez

Habla el líder de C´s, Albert Rivera, de “sentido de estado” para presionar a los socialistas a que se abstengan. Estaría curioso ver si ese alma patriota se evidencia si Sánchez le reclama la abstención en un gobierno PSOE-Podemos o porqué no transforma su abstención en un sí, facilitando de esta forma un gobierno de derechas, priorizando el interés del Estado al interés de su partido. Reclama sentido de estado desde una posición inquietante.

El PSOE ganaría credibilidad si mantiene el NO en la investidura de Rajoy e intenta otra vez la abstención de Podemos en el acuerdo con Ciudadanos. Si no lo consigue, los diputados socialistas tendrían que negociar con el PP una abstención condicionada a una moción de confianza en los dos años de gobierno.

Esas presiones parecen no estar llegando al despacho del secretario general de los socialistas. Sánchez mantiene el discurso pregonado durante las dos campañas electorales y se abona al no. Sería terrible para sus intereses que traicionara su palabra alimentando así el lema PPSOE que Podemos enarbola. Para mostrar coherencia, el PSOE debe buscar una alternativa. Está obligado a volver a intentar reeditar(incluyendo matices) el pacto con Ciudadanos, buscar apoyos concretos con el PNV y CC y arrinconar a Unidos Podemos obligándole a la abstención. Si la alternativa no fructifica, como última opción Pedro Sánchez tendría que abstenerse negociando una moción de confianza en el ecuador de la legislatura con Rajoy, para posteriormente negociar medidas con el resto de la posición ejerciendo de líder de la oposición. Un triángulo condicionado a cada uno de sus vértices en el que el PSOE puede salir de él con una base sólida para recuperar sus votos perdidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s